Regalo mi amigo invisible a Sonia, 2020

El pasado enero celebramos con las Liantas el amigo invisible, podéis verlo de nuevo aqui, ¿recordáis que os puse el post con las fotos?.

Pues bien, yo regale un par de cosas hand made, porque esa es la regla del juego, que sean hechos a mano por nosotras.

Este año escogí un regalo para hacer, en el que aprendiera alguna técnica nueva. Procuro que sea de costura porque no hay muchas liantas que cosan, aunque lo cierto es que cada vez son más.

Para esta ocasión me decidí por una bolsa al hombro en algodón con asas de piel. Tenía una tela en color crudo muy sufrida al tacto, que me había enamorado en una visita a Ribas y Casals, y de la que no me pude resistir a llevarme un trozo.

Tiene una rallas, así que coserlo para que me cuadrarán las rallas a la perfección fue uno de mis retos.

Corte la tela, interior todo de rallas, y el exterior rallas igual pero con más liso

a continuación lo primero en prácticar fue coser el bolsillo interior integrado que me había enseñado Neus en nuestras quedadas de Megacosidores, en el proyecto de nuestra primera bolsa con tela de colchón.

Lo siguiente que quería prácticar era la unión de las rallas en los laterales y en la base del bolso, tenía que conseguir que me quedarán bien alineadas, y si, lo conseguí, aunque reconozco que tuve que descoser un lateral y volver a coser.

pero ahi esta, el bolsillo interior ya acabado, y la base de la bolsa con sus rallas bien alineadas, tanto en las esquina como en la propia base.
Como me pasa en muchas ocasiones, no me quedo foto del proyecto acabado, y esta vez fue igual, por eso le pedí a Sonia, lianta a la que le toco la bolsa en el juego, que me enviará unas fotos para el post, y aquí la tenéis con su brazo y su movil incluidos. jejeje
Quedo práctica y resultona.
La tercera cosa que quería practicar era coser las asas como en una bolsa muy chula que tiene Neus y de la que muchas liantas estamos enamoradas, pero no me salio bien porque en las asas que escogí, la piel era demasiado gruesa y no se podían doblar, asi que en el último momento, y ya con las liantas en casa, tuve que pedirle el favor a Neus de que me las cosiera en mi super máquina de triple arrastre y que yo aún no domino por falta de uso.

Acompañe la bolsa con una libreta hecha por mi con tapas forradas en tela estampada y unos mitones en azul y naranja. En la foto siguiente podeís verla con todo puesto….

Y aquí la teneís, a Sonia le toco mi regalo, la bolsa, la libreta y sus manguitos puestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *