Bolsas japonesas a montones

Ni recuerdo cuanto hace que cosí estas bolsas tipo VentoBag, igual puede hacer 2 años o más.

Neus nos regaló una a cada lianta en color granate hace años, y me encantó el tipo de bolsa, nos explicó que los japoneses entregan sus regalos en este tipo de envoltorios en vez de usar papel de regalo como nosotros. La historia aún me fascino más. Y una tarde de megacosidores nos enseñó como hacerlas.

Como soy como soy, jajajaja, y cuando aprendo algo nuevo no puedo hacer solo uno, me puse con decenas de retales que tenía en casa, regalo de Anna que por aquel entonces trabajaba en una empresa de tela de camisería, corte y cosí muchas, que he ido regalando en muchos encuentros con amigas.

En este post os enseño unas cuantas.

Bolsas japonesas a montones
con un trozo de tela rectangular, así de simple

 

Bolsas japonesas a montones
El truco esta en la forma de doblarla para coserla, eso si, hay que remallarla porque no lleva forro, en esta foto podéis verla del revés.

 

Bolsas japonesas a montones
Y las esquinas las doblamos un poco hacía el interior para que no queden tan cuadradas

 

Bolsas japonesas a montones
Esta esta cosida con el sobrante de unas cortinas

 

Bolsas japonesas a montones
Con mi estampado favorito, estampado de farçell catalá

 

Bolsas japonesas a montones

Bolsas japonesas a montones
Esta combinación de telas es de franela

 

Bolsas japonesas a montones
Yo no soy muy de rojos, pero esre me enamoró

 

Bolsas japonesas a montones
Esta en rosa me la quede yo, me encantó esta tela

 

Bolsas japonesas a montones

 

Bolsas japonesas a montones

Bolsas japonesas a montones

Bolsas japonesas a montones

Bolsas japonesas a montones
Y esta última aunque la foto es una caca, y no se aprecia bien el color, es azul marino y el estampado es el mismo que el de la roja anterior que me enamoró

 

Bolsas japonesas a montones
Así quedán cerraditas

 

Bolsas japonesas a montones
Y por último, comentaros que este estampado blaugrana se lo regalé a mi amiga de colegio, Lourdes, y como veís le dió buen uso, para una muda de ropa en las colonias de su hija Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *